BIENVENIDO: 10€ de DESCUENTO en tu primera compra desde 95€. Código: VINOREA10
94
Parker
DON PX ETIQUETA DOBLE 1968
D.O. Montilla Moriles

DON PX ETIQUETA DOBLE 1968

TA13

Nuevo

Este espectacular crianza se enmarca como una de las grandes joyas de Bodegas Toro Albalá. Se trata de un generoso monovarietal de Pedro Ximénez que se presenta en una botella lacrada muy atractiva. Su exclusividad y calidad lo hacen perfecto para regalar o para llevar a una invitación.

Más detalles

rating
No hay opiniones de momento

145,99 €

Ultimas unidades en stock, sólo quedan 2 botellas

COMPRA ONLINE DON PX ETIQUETA DOBLE 1968 EN VINOREA

Don PX Etiqueta Doble 1968 es una de las grandes joyas de Bodegas Toro Albalá, una casa con cerca de cien años de trayectoria en el sector en la que actualmente es Antonio Sánchez Romero quien se ocupa de seguir una línea de trabajo en la que el legado de sus antecesores se fusiona con las técnicas más modernas para lograr, por encima de todo, la máxima calidad en sus productos.

Como no podía ser de otra manera, eso es lo que se consigue en Don PX Etiqueta Doble 1968, un vino generoso monovarietal de Pedro Ximénez enmarcado dentro de la Denominación de Origen Montilla Moriles que pasa por un exhaustivo proceso artesanal que lo hace único. Su larga crianza se lleva a cabo en botas de madera de roble americano y cuenta con la característica de mejorar con el tiempo, siempre evitando la exposición directa a la luz del sol, a la humedad o a fuentes de calor.

EL MOMENTO PERFECTO PARA DISFRUTAR DE DON PX ETIQUETA DOBLE 1968

Una de las cualidades de Don PX Etiqueta Doble 1968 es lo atractivo que se muestra tan solo con verlo, ya que se presenta en una botella lacrada con una doble etiqueta muy llamativa, serie numerada y limitada. Precisamente por esta exclusividad que desprende y por la alta calidad que le envuelve, se trata de un dulce perfecto para hacer un regalo a una persona especial, ya sea ante una fecha señalada como puede ser un cumpleaños, un aniversario, el Día del Padre o de la Madre, o simplemente porque queramos sorprender a un ser querido y ofrecerle la oportunidad de saborear una de estas singulares elaboraciones. Asimismo, para comidas o cenas de Navidad es una opción ideal con la que aparecer ante un encuentro con amigos o familiares y aprovechar para brindar de una forma memorable. Cabe tener en cuenta que es recomendable servirse en vaso de licor y a baja temperatura para disfrutar el cien por cien de sus aromas. 

A la hora de descorchar esta botella para acompañar un menú, podemos optar por consumirla en el momento del postre - ya sea un dulce o alguna receta a base de fruta - de manera que logremos alargar una sobremesa tanto como deseemos. No obstante, dada su alta calidad, este vino podemos servirlo en una gran variedad de momentos diferentes. Un ejemplo sería ante sopas o cremas de verduras, rabo de toro o un plato de croquetas variadas. También crea un combo genial junto a embutidos, ahumados o salazones, que podemos entremezclar con frutos secos como nueces de macadamia, almendras o anacardos.

NOTA DE CATA DE DON PX ETIQUETA DOBLE 1968

Vista: se muestra como un vino en color caoba con tonos iodados brillantes y llamativos.

Nariz: en nariz se identifican aromas de regaliz, caramelo y fruta escarchada entremezclados con otros propios de incienso, canela o chocolate amargo.

Boca: el primer contacto en boca aporta suavidad y se muestra ateriopelado, evolucionando poco a poco hacia una armónica acidez y un final algo astringente.
TipoGENEROSO, DULCE
Denominación OrigenD.O. Montilla Moriles
Tipo UvaPedro Xímenez
Parker94
Añada1968
CapacidadBotella de 75cl
PaisESPAÑA
Vol15

Haz clic aquí para dar tu opinión


Bodegas Toro Albalá
Bodegas Toro Albalá

Elaboraciones cien por cien Pedro Ximénez con el carácter propio andaluz de los pueblos cordobeses. Eso y mucho más es Bodegas Toro Albalá, una marca de aire familiar que comenzó su andadura hace casi un siglo y que no ha perdido el valor de lo artesanal dentro de su idiosincrasia.

¿Qué es Toro Albalá?

Hablar de Bodegas Toro Albalá es hablar de dos nombres propios: José María Toro Albalá y Antonio Sánchez. Poco a poco, adentrándonos en la historia de esta histórica bodega, entenderemos por qué estos dos hombres se han convertido en personajes claves de la empresa.
Viñedos Bodegas Toro Albalá
Nos situamos en el año 1922. El calor cordobés lo inunda todo, y un pequeño agricultor de nombre José María decide comenzar a reservar antiguos vinos con el fin de crear una colección de tesoros vinícolas que, posteriormente, podrían destinarse a los mejores y más exigentes paladares. En su momento, esta loca idea fue vista como una revolución, pero hoy podemos decir que gracias a esta ‘hazaña’, los Toros Albalá se sitúan ahora entre los favoritos de muchos expertos, no solo en España sino en todo el mundo.

En los antiguos años 30 hay que recordar que lo que más se consumía en las localidades andaluzas eran los vinos finos. Cabe decir que ya entonces, dado que la bodega se constituyó en lo que fue una central eléctrica, la gente comenzó a comentar que sus vinos poseían electricidad. Esto influiría en la posterior creación y denominación de una de sus más populares elaboraciones.

Ya hemos hablado de José María Toro Albalá, el precursor de todo, pero igual de importante es mencionar a Antonio Sánchez, sobrino del fundador y encargado de tomar el relevo en la década de los 60. En ese momento, el sobrino del fundador llevó un aire renovador a la bodega fruto de su trayectoria formativa en Europa.

Así, este bodeguero enamorado de la variedad de uva Pedro Ximenez fue dejando un legado completo relacionado no solo con la elaboración de vino sino con una particular forma de entender el producto, inspirado siempre por diferentes formas culturales como obras literarias o pictóricas.

En definitiva, Bodegas Toro Albalá es señal de calidad, de aromas a barrica y de una excelente fusión entre vanguardia y tradición, entre las novedades y el poder de adaptarse a los nuevos tiempos, que se da la mano con las técnicas más clásicas y con la personalidad de siempre.

Toro Albalá y maridaje

Las elaboraciones propias de esta bodega pueden considerarse como postres en sí mismas, por lo que resultan idóneas cuando queremos alargar una comida o cena con una sobremesa tranquila y agradable en la que redondeemos el día con  un toque muy especial.

No obstante, si lo que buscamos es maridar estas producciones de generosos con algún alimento, podemos optar por hacerlo con un queso azul como el roquefort o el cabrales, o también con un postre como puede ser un helado de avellana o de turrón, una crema de chocolate puro con menta o un bizcocho al limón.

Además, cualquier opción de esta bodega es perfecta para regalar y llevar como obsequio en un evento al que hemos sido invitados, y es que se trata de una empresa extensamente reconocida por expertos críticos como Robert Parker o a través de la Guía Peñín.

Denominación de Origen de Toro Albalá

Esta bodega se enmarca dentro de la D. O. Montilla Moriles, en la que los finos son protagonistas y en donde encontramos suelos albarizos. Sin duda, resulta imposible hablar de esta denominación y de esta empresa sin señalar la importancia de la variedad de uva Pedro Ximenez. Se trata de cepas nuevas que se adaptan perfectamente a unas condiciones climáticas de interior en las que las precipitaciones brillan por su ausencia y los veranos destacan por ser especialmente calurosos.
Instalaciones Bodegas Toro Albalá

Posee pequeñas parcelas en las que se elaboran los diferentes tipos de vinos y que resultan muy atractivas para el turismo enoturístico, ya que recorrer las 50 hectáreas de extensión de esta bodega, que supone algo así como un viaje hacia atrás en el tiempo. No porque esté desactualizada o porque no haya sabido adaptarse a los nuevos tiempos, sino porque al traspasar la puerta de sus instalaciones podemos revivir otros espacios y otras etapas de una manera casi envolvente que da la sensación de encontrarse en un ambiente familiar.

Además, diversos estudios han demostrado que el cultivo de la vid en esta denominación ya existía en el Terciario. Por la zona más meridional de la Península Ibérica se han sucedido a lo largo de los siglos una gran variedad de civilizaciones que han ido conformando la esencia propia de los terrenos actuales y la forma en que se trabajan. Tras el Imperio Romano, la dominación musulmana o la Reconquista, es finalmente pasado el siglo XVII cuando arranca la revolución vinícola en la zona a partir del tradicional sistema de criaderas y soleras.

Otra de las claves de bodega de D. O. Montilla Moriles es su firme apuesta por un sistema de conservación artesanal en el que sus vinos más especiales son engalanados por un equipo que etiqueta a mano con materiales naturales y que se lanzan al mercado con numeración en la botella y con la firma del autor que ha seguido su proceso de producción desde la viña hasta que se da por terminado.

¿Dónde comprar Toro Albalá?

Ya puedes degustar la mejor selección de vinos de Bodegas Toro Albalá gracias a la gran selección que te ofrece Vinorea, una tienda de vinos online que cada día desarrolla acuerdos con bodegueros y otros profesionales del sector con el fin de obtener las mejores ventajas en cuanto a precio y calidad y, de esta forma, repercutir esos beneficios sobre el usuario final. Una manera fiable, segura y rápida de probar diferentes vinos sin tener que moverse de casa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. +Mas información

Aceptar